Síguenos

Juegos

Marvel’s Spider-Man: Guerras de territorio – Reseña

¡Nueva York está sumida en el caos por un guerra entre las familias de Maggia! ¿Podrán Spider-Man y Yuri Watanabe detenerla?

Publicado

en

Si hay algo en lo que la gran mayoría está de acuerdo es que Marvel’s Spider-Man es un buen juego. Algunos jugadores incluso se atreverían a llamarlo el mejor de 2018. No obstante, ahí ya entraríamos en el terreno de lo subjetivo. Fue desde ahí que dimos a conocer nuestra decepción hacia el primer capítulo de La Ciudad que Nunca Duerme, un paquete de contenidos descargables dirigidos a expandir la historia del universo creado por Insomniac Games.

El robo probó ser un DLC un tanto flojo. Si bien expande la experiencia de juego y brilla por las interacciones entre Spidey y sus secundarios, las novedades en materia de jugabilidad son casi nulas. Con la excepción de algunas escenas protagonizadas por Black Cat, el primer capítulo de La Ciudad que Nunca Duerme se siente más bien como un reciclado de contenidos del juego base.

A pesar de esa primera decepción y el hecho de que el siguiente episodio estaba planeado para un mes después, había esperanza de que Guerras de Territorio fuera superior. Ahora, habiendo superado la última aventura del trepamuros, podemos decir que nuestras esperanzas estaban depositadas en el lugar correcto. Sin embargo, esto no evita que el segundo DLC de Marvel’s Spider-Man sea una bolsa mixta.

Después de los eventos de El robo, Hammerhead inicia una guerra entre las familias de Maggia y los habitantes de Nueva York se ven atrapados en medio del fuego cruzado. ¿Cuál es el objetivo del mafioso? Simple: hacer que Maggia vuelva a ser temida y respetada por todos los que residen en la Gran Manzana. Y no duda en recurrir a actos de terrorismo para mostrar que habla en serio. Por supuesto, nuestro amigable vecino Spider-Man no se queda de brazos cruzados.

Con la ayuda de la capitana Yuri Watanabe y la policía de Nueva York, el lanzarredes intenta poner un alto a la guerra de bandas antes de que escale fuera de proporciones. Para desgracia del trepamuros, esto no probará ser tan sencillo.

Spider-Man - Guerra de territorios

A diferencia de El robo, las interacciones entre el héroe arácnido y sus secundarios se mantienen al mínimo o no son muy memorables. Esto no implica que la trama de Guerra de territorios sea mala, pero sí hace que se sienta un tanto más simplona. Aun así, cabe resaltar la importancia de dos personajes: Yuri Watanabe y Hammerhead.

Mientras que la primera es empujada al límite a causa de la violencia de los hombres de Hammerhead contra el cuerpo de policía, el segundo resulta un nostálgico de los viejos tiempos que desea monopolizar a las diferentes familias de Maggia para hacerse con el control del bajo mundo de Nueva York.

En el papel, estos dos personajes se prestan para una interesante dinámica que serviría para humanizar a ambas partes. Por desgracia, el desarrollo de ambos personajes hubieran podido desarrollarse mejor con un poco más de tiempo.

Dejando de lado los tres trajes que contiene este último DLC, ¿qué novedades hay en materia de jugabilidad? Con la excepción de un par de actividades “nuevas”, las misiones secundarias son exactamente las mismas que las de El robo. Estas consisten en una nueva edición de los desafíos de Screwball y crímenes callejeros.

En sí, estas actividades no son novedosas. De hecho, podría decirse que en su mayoría son recicladas del anterior DLC. Las únicas excepciones serían los desafíos de sigilo de Screwball, los cuales añaden cámaras de seguridad que exigen un proceso de prueba y error. Las demás secciones son las de artefactos y combates, las cuales sí permanecen más o menos iguales. No obstante, la introducción de un nuevo enemigo logra que tengan una dinámica propia. Este consiste en un mafioso de Maggia equipado con una mochila propulsora y un escudo.

A diferencia de los soldados con mochilas propulsoras de Sable International, este criminal no vuela ni cuenta con ataques a larga distancia. En cambio, su método de ataque consiste en una embestida. Sin embargo, las consecuencias de esta habilidad van más allá del daño directo. Al utilizarla, el enemigo deja un rastro que causa daño continuo e impide temporalmente que Spidey utilice sus artefactos.

Aunque limitadas, las habilidades de este enemigo condicionan el combate de forma enriquecedora. Si bien el esquivarlo es una opción válida, los rastros en el suelo limitan el terreno en el que el trepamuros puede actuar. Ciertos jugadores se verán tentados a llevar la batalla a los aires para no tener que lidiar con este nuevo criminal. No obstante, si Spider-Man está en el aire, la prioridad de este oponente se volverá el ubicarse debajo de él e impulsarse hacia arriba para embestirlo.

Por esta razón, se recomienda dar prioridad a este enemigo en los diferentes encuentros. Es posible enfrentarlos como enemigos con escudos normales o acabarlos inmediatamente invirtiendo una barra de concentración.

Spider-Man - Guerra de territorios

Otra actividad que en sí no es tan novedosa, pero que cuenta con la particularidad de desarrollarse en escenarios completamente nuevos, es un conjunto de negocios fachada de Hammerhead. Estos funcionan exactamente igual que las bases de Kingpin y las guaridas de los Demons. Los jugadores pueden abarcar estos escenarios desde un enfoque sigiloso, por lo menos en un principio, o ir de lleno al modo horda. No obstante, algunos objetivos extra de estas secciones exigen ser sigiloso.

¿Qué mejor forma de concluir esta reseña que hablando del jefe final de Guerras de territorio? Si bien no es un spoiler decir que es Hammerhead, lo que quizás sí lo sea es el hecho de que este protagoniza la mejor batalla de jefe en Marvel’s Spider-Man. Por desgracia, eso no significa mucho. ¿A qué se debe esto? Si bien Hammerhead resulta una versión potenciada del mencionado nuevo enemigo y sus habilidades hacen que la batalla sea retadora, su dificultad se debe más que nada a que actúa como complemento a lo que básicamente es un combate contra hordas de enemigos.

No obstante, lo que sí resulta estelar de la batalla final entre Spider-Man y Hammerhead es su final. Este es sin lugar a duda el punto alto del DLC y plantea un interesante conflicto entre el héroe arácnido y uno de sus secundarios. Para bien o mal, Insomniac Games utiliza este punto de giro y las preguntas que genera para crear anticipación por el próximo capítulo de La Ciudad que Nunca Duerme.

Marvel’s Spider-Man: Guerras de territorio
6.8/10 Nota
Lo que nos gustó
-Un final que exitosamente genera anticipación por el próximo capítulo de La Ciudad que Nunca Duerme.
-Un nuevo enemigo y jefe que cambian de forma interesante la dinámica de los combates.
Lo que no nos gustó
-Al igual que El atraco, la mayoría de los contenidos son reciclados del juego base.
-A diferencia del anterior DLC, no hay tantas interacciones de personajes memorables.
En resumen
Si bien es superior a El atraco, sobre todo en materia de jugabilidad, Marvel’s Spider-Man: Guerras de territorio no cuenta con un buen incentivo para hacerse con el pase de temporada de La Ciudad que Nunca Duerme. Cuenta con un par de novedades en materia de jugabilidad, pero la historia puede resultar un tanto simplona. Por fortuna, es en los últimos minutos del DLC que Insomniac Games presenta un dilema interesante. No obstante, habrá que esperar hasta el próximo capítulo para ver la esperada resolución de este curioso conflicto.

Reseña hecha con copia digital de Marvel’s Spider-Man para PlayStation 4 y pase de temporada brindados por Sony Interactive Entertainment.

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas