Síguenos

Manganime

Dragon Ball Super deja más preguntas sobre el pasado de Jiren

Finalmente se conocieron las motivaciones del guerrero cuyo poder iguala al de un dios de la destrucción.

Publicado

en

[Incluye SPOILERS]

 

Quedan pocos episodios por ser transmitidos de Dragon Ball Super y lo que será una larga interrupción de la serie, esto porque una vez culminado el Torneo de Poder en marzo se cerrará el respectivo arco argumental, dando paso a un prudente tiempo de espera en lo que resta del 2018 por lo menos hasta el lanzamiento de una nueva película a finales del año. Esto no significa como tal el final de la serie dado lo que significa monetariamente para Toei Animation, pero si regresa en 2019 con otra temporada o título rebautizado está por verse.

Por eso es que durante el episodio 127 la serie aprovechó a revelar una parte del pasado de Jiren, guerrero perteneciente a las Tropas del Orgullo del universo 11 y único obstáculo para la victoria y salvación del universo 7 (de su aniquilación) en el Torneo de Poder. El asunto es que no es cualquier sujeto como los de los demás universos participantes, sino uno al que ni Goku Super Saiyajin Azul en modo Kaio-ken multiplicado por 20 es capaz de hacerle frente.

El multiverso de Dragon Ball Super introducido por Akira Toriyama en la moderna serie ha revelado la existencia no solo de esferas del dragón más poderosas y tan grandes como planetas, sino de personajes como Jiren cuyo poder de pelea es exageradamente alto. Algo realmente típico entre los enemigos de los guerreros Z que los impulsa a pelear una y otra vez y desplegar interminables transformaciones, pero que en el caso del último luchador del universo 11 es un poder que iguala -si no es que supera- al de un dios de la destrucción.

El ganador del Torneo de Poder tiene derecho a pedir un deseo con las súper esferas del dragón, así que, ¿cuál sería el deseo de Jiren en caso de ganar? Nadie cree que se tratase de más poder basado en una inagotable megalomanía, pero al darse a conocer su trágica historia podemos darnos una idea.

Todo se traslada a la niñez de Jiren en una lejana y humilde aldea rural de su planeta, donde un malvado y no revelado sujeto asesina a sus padres. Otro misterioso personaje rescata y salva al pequeño y tierno Jiren, de paso entrenándolo, convirtiéndose en su maestro y juntando más alumnos bajo su disciplina. Entonces el asesino malvado vuelve a atacar y esta vez ni el maestro ni compañeros de Jiren pueden hacerle frente. Ante la desesperación por su partida, Jiren vuelve a entrenar e intenta convencer a sus nuevos colegas de pelear, pero estos le dan la espalda. Es el momento exacto cuando decide volverse más poderoso por su cuenta como el único método para conseguir aliados, como las Tropas del Orgullo, sin importar emociones o compasión por los mismos y así hacer efectiva su venganza justiciera.

Pero nada de esto explica la descomunal fuerza que Jiren acumuló hasta su adultez potenciado por algo de meditación, igualmente se desconoce la naturaleza de su raza, el significado de la piedra con símbolo extraño, la identidad de su maestro y la del propio villano asesino de sus padres. Puede que esto no tenga nada que ver, o puede que si y los últimos episodios de Dragon Ball Super planteen una trama que bien podría continuar en la próxima temporada o serie.

Al parecer la lejana tradición de convertir a los enemigos de Goku y compañía en aliados (Piccoro, Vegeta, Androide 17/18, Majin Buu y en parte Freezer), podría volver a aplicarse en el caso de Jiren, y si esto nos llevará a conocer a los universos restantes (1, 5, 8, 12) no participantes del Torneo de Poder por su excesivo nivel, pues bienvenido sea. Por mucha coherencia que haya perdido la franquicia a la hora de manejar sus poderes de pelea (¿acaso Vegeta no estaba sin energía tras vencer a Toppo?), problemas multiversales que llaman.

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS