Connect with us
//ads.gamerfocus.com/www/delivery/asyncjs.php

Juegos

EA y Star Wars: una catástrofe de proporciones galácticas

Esta es la historia de como EA no ha podido sacar provecho de la franquicia más importante del mundo.

Publicado

en

Fue durante el E3 del año 2012 que LucasArts anunció un juego llamado Star Wars 1313. Lucía increíble. Prometía ser una gran aventura de acción que dejaba de lado los poderes de la Fuerza y los sables de luz para contar una historia mucho más oscura desarrollada en el mundo del crimen del planeta Coruscant. Los fanáticos de Star Wars estaban muy emocionados de poder jugarlo.

Menos de un año después, Star Wars 1313 fue cancelado.

La culpa fue de The Walt Disney Company. En octubre de 2012, esta compañía compró a LucasFilms y todos los derechos sobre Star Wars. Aunque esta transacción revigorizó a la franquicia, generando nuevas y excelentes películas; novelas y series de televisión, no se puede decir lo mismo de los videojuegos basados en esta famosa saga.

Star Wars no se encontraba en un buen lugar en el mundo de los videojuegos. A pesar de joyas como Star Wars: Knights of the Old Republic, la mayoría de juegos de la última década habían sido decepciones como Star Wars: Obi-Wan y Star Wars: Bounty Hunter. Incluso títulos de alto perfil como The Force Unleashed y su secuela tuvieron un recibimiento relativamente mediocre. Disney quería arreglar esto. Cerró LucasArts y llegó a un trato con uno de los más grandes nombres de la industria de los videojuegos, EA, a quien concedió los derechos exclusivos sobre la marca para títulos de PC y consolas.

Las cosas no salieron bien.

En estos seis años, EA sólo ha publicado dos juegos bajo este acuerdo. El primero de ellos fue Star Wars Battlefront. Este título multijugador desarrollado por DICE fue lanzado con mucho bombo y platillo en 2015. Era el regreso de una de las sub-sagas más queridas de la serie, pero no fue tan bien recibido como esperaban.

La prensa y los jugadores se quejaron fuertemente por la falta de una campaña para un solo jugador y por la falta de contenido, algo que no se solucionó con los paquetes de expansión, que muchos consideraron poco interesantes.

Aunque Star Wars Battlefront tuvo buenas ventas, fue alabado por su calidad técnica y por ‘capturar la apariencia de un filme de la saga’, era claro que había que hacer corrección de curso y mostrarle a los fanáticos de la franquicia todo lo que podían esperar.

Durante la conferencia de EA durante E3 2016, se presentó un tráiler en el que se mostraba a estudios como EA Motive, Bioware, Respawn y Visceral Games trabajando en títulos de Star Wars. Aunque muchos se quejaron de que este video no mostraba los juegos como tal, si despertaba esperanza en el futuro.

Ver este video ahora es doloroso. Las cosas no salieron de acuerdo a lo planeado.

A finales de 2016 salió al mercado la última expansión de Star Wars: The Old Republic. Este MMO desarrollado por Bioware y publicado por EA estaba activo desde finales de 2011 (antes del acuerdo con Disney), pero nunca alcanzó los niveles de audiencia que deseaban. Aunque siempre tuvo buenas reseñas y aun cuenta con un buen número de jugadores dedicados, la mayoría lo consideran un juego muerto.

En 2017, EA lanzó Star Wars Battlefront II. A primera vista parecía haber aprendido las lecciones que dejó el juego anterior. Este incluía una interesante historia para un solo jugador que estaba en continuidad con el contenido canónico de Star Wars, tenía mucho más contenido de lanzamiento y un ambicioso plan de apoyo con contenido extra que se extendía por más de un año. Pero todo eso quedó opacado por un solo elemento: sus microtransacciones.

Las críticas no se hicieron esperar. Era claro que Star Wars Battlefront II había sido construido sobre un sistema de monetización que buscaba sacar la mayor cantidad de dinero posible a sus jugadores. Las infames cajas de botín contenían elementos que daban claras ventajas a los jugadores que los obtuvieran, haciendo de este un caso en que los ganadores no serían quienes mejor jugaran, sino quienes más dinero hubieran gastado. Por si fuera poco, obtener personajes extra sin gastar dinero adicional era una tarea tediosa que consumía docenas de horas.

La rabia de los jugadores y la presión de la prensa respecto a esto fue tan grande que EA se vio forzada a retirar las microtransacciones del juego y rebalancearlo por completo. Star Wars Battlefront II es ahora un gran juego, pero el daño estaba hecho.

Ese mismo año se dio el cierre de Visceral Games. Ellos estaban trabajando en un juego de Star Wars bajo la tutela de Amy Hennig, directora de los primeros juegos de Uncharted. Este tenía como nombre clave Ragtag y sería un videojuego de acción para un solo jugador con un estilo bastante cinematográfico. Esto no sentó bien con EA, que buscaba un “juego-como-servicio” que se pudiera monetizar fácilmente. Tomó algunos elementos del juego y los entregó a EA Vancouver para que hiciera una obra de mundo abierto más acorde a los deseos de la compañía. Amy Hennig abandonó la empresa poco después.

Dicho juego fue cancelado esta semana. EA decidió que tenía que mostrar algo pronto y a este título aún le tomaría muchos años llegar al mercado. En su lugar dio luz verde a un nuevo proyecto más pequeño, también relacionado con Star Wars, que debería estar listo en 2020.

Aunque la exclusividad que dio Disney a EA no aplica para las plataformas móviles, ellos si publicaron un juego gratuito llamado Star Wars: Galaxy of Heroes. Este ha sido un éxito absoluto a pesar de haber recibido críticas mediocres en su lanzamiento. Mientras tanto, otros juegos lanzados por Disney como Star Wars Commander, Star Wars Force Arena y Star Wars Uprising han cerrado sus servidores.

¿Qué tiene EA para mostrar de este acuerdo con Disney? No mucho. Los dos juegos de Battlefront no fueron los éxitos esperados a causa de diferentes problemas y el escándalo que causó el segundo fue tan grande que se rumorea que Disney está arrepentido del trato. Aunque es poco probable que ellos decidan terminar anticipadamente con EA, seguramente están esperando hacerlo.

Pero aún hay algo de esperanza. Respawn Entertainment, creadores de Titanfall y su secuela, están trabajando en un título llamado Star Wars Jedi: Fallen Order. Sin embargo, este juego está en una fase tan temprana que durante el pasado E3 no se anunció más que su título.

Aún queda un capítulo en la historia conjunta de EA y Star Wars. Son muchos los que esperan que una vez termine, Disney decida acabar con el contrato de exclusividad y permita que otras empresas puedan hacer juegos de la franquicia. Seguimos esperando que Star Wars tenga en el medio de los videojuegos la misma resurgencia que tuvo en el cine.

Advertisement
1 comentario

1 comentario

  1. hedalo21

    febrero 4, 2019 en 9:28 am

    “Generando nuevas y excelentes películas”, y yo que pensé que seria una mañana aburrida, pero no paraba de reír cuando leí esto, La verdad para gustos los colores, pero estas nuevas películas solo son buenas para los SJW, pero no para la gente que nos gustaba Star Wars, no pasan de ser mediocres.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS

A %d blogueros les gusta esto: