Connect with us

Cine y TV

John Wick 3: Parabellum – Reseña

John Wick contra el mundo.

Publicado

en

La última vez que vimos a John Wick, este se encontraba huyendo junto con su fiel pitbull. Con una recompensa de 14 millones de dólares sobre su cabeza, era de esperar que toda Nueva York iba a intentar acabar con su vida. John Wick 3: Parabellum prometía ser una desesperada lucha por su supervivencia.

Y eso es exactamente lo que resultó ser. Nada más. Nada menos.

Las películas de John Wick se han hecho un lugar especial en el corazón de los amantes de las películas de acción. En las últimas dos décadas, hemos visto las pantallas de cine invadidas por películas con muchas peleas y tiroteos. Sin embargo, una pésima edición en las que los rápidos cortes y el movimiento de la cámara apenas dejan disfrutar las coreografías de combate. Cuando vimos la primera John Wick, nos emocionamos al descubrir un filme en el que estas secuencias estaban perfectamente cuidadas. La cámara se alejaba para dejarnos apreciar todos los detalles de enfrentamientos tan perfectos que parecían un baile. Todo esto ambientado con un maravilloso trabajo de fotografía en el que el neón le daba una personalidad propia.

John Wick 3: Parabellum sigue el mismo camino. Podemos ver con lujo de detalles cómo el personaje interpretado por Keanu Reeves mata a alguien con un libro, participa de una pelea con decenas de cuchillos, usa caballos para defenderse y luego monta uno de ellos para escapar. Todo ello en tan solo la primera media hora.

Lastimosamente, pierde mucho interés cada vez que la acción se detiene para dar paso a la trama. Otro de los elementos más llamativos de esta franquicia es descubrir el intrigante mundo secreto de los asesinos, los cuales tienen sus propias reglas y rituales. Parabellum lleva estas ideas mucho más allá, presentando nuevas sociedades secretas, costumbres y secretos sobre la jerarquía de esta sociedad. El problema es que la mitología comienza a volverse innecesariamente enredada.

Aquí nos enteramos de detalles sobre el pasado y entrenamiento de John, visitamos el lugar donde se forjan las monedas de oro que usan los asesinos y hasta conocemos al máximo regente de la organización. Nada de esto aporta nada al desarrollo de la trama y parece haber sido incluido más por razones estéticas. Eso no sería un problema sino fuera porque consumen una buena parte de la duración de la película.

Por si fuera poco, el guión ha empeorado. Las historias de John Wick siempre han sido simples, pero efectivas. La de John Wick 3: Parabellum raya en lo ridículo gracias a personajes que todo el tiempo están expresando ‘frases célebres’ llenas de falsa profundidad. Los diálogos son repetitivos, la mayoría de personajes son inconsecuentes y la trama no se mueve hasta que llega el final.

Afortunadamente, las secuencias de acción son tan buenas que logran distraer de las falencias de la historia. El viaje de John a Marruecos puede ser innecesario, pero nos presenta el mejor momento de la película gracias a Sofía, el personaje de Halle Berry. Ella no solo es tan hábil con las pistolas y los agarres como John, sino que cuenta con un par de perros muy bien entrenados que luchan a su lado en perfecta sincronía. El sueño de muchos era ver un perro defenderse por sí mismo en una de estas películas.

Valió la pena la espera.

Es realmente increíble ver como Chad Stahelski —director, coreógrafo y doble de acción de Keanu Reeves— sigue ideando nuevas escenas llenas de emoción e impacto. Necesitamos más cineastas como él, que entiendan el peso de la acción en un filme y sean capaces de superarse a sí mismos a la hora de crearla. La presencia de artistas marciales como Mark Dacascos (Agents of SHIELD), Yayan Ruhian (The Raid) y Tiger Chen (Man of Tai Chi) en esta película solo elevan aún más su prestigio.

Hay otro problema. A veces exageran un poco con la duración de las peleas. Durante el acto final hay un tiroteo que resulta suficientemente largo como para hacer perder el interés en lo que ocurre. Es seguido por un par de excelentes combates de artes marciales que sufren un poco por lo demorada que fue la llegada hasta este momento.

Keanu Reeves continúa dotando de mucha humanidad al personaje. A pesar de sus habilidades casi sobrehumanas para pelear y resistir daño, es notable como logra transmitir el sufrimiento de John. Él no es un superhéroe. Las caídas, cortes y golpes le duelen. Luce cansado tras combatir y correr por horas. Su mirada deja claro que no quiere seguir, que desea descansar. Es una lástima que el personaje no se desarrolle más y que permanezca en el mismo estado en el que quedó al final de John Wick 2.

Los fanáticos de John Wick y de la acción en general van a disfrutar mucho con este filme. Sus secuencias de combate y tiroteos son, en su mayoría, maravillosas y sigue destilando estilo en cada escena. Es una lástima que no se hubiera puesto más atención a su trama, pues su desarrollo lleno de momentos innecesarios, complejidades y ganchos para una cuarta parte hace de esta una historia bastante torpe. En ese sentido, John merecía algo mejor.

John Wick 3: Parabellum
3.5/5 Nota
Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS