Síguenos

Juegos

[Hablando de…] Marvel’s Spider-Man: el Hombre Araña contra la “Maggia” italiana

Los DLC de este juego cuentan con unos villanos muy interesantes, pero que ya no cuentan con tanta presencia en la cultura popular.

Publicado

en

La mafia es una parte importante del mito americano. Estos sindicatos criminales, estereotípicamente formados por inmigrantes italianos o sus descendientes, llegaron a Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX y expandieron sus redes por todo el país, cementando sus centros de poder en ciudades tan importantes como Chicago y Nueva York. La mafia no solo llegó con fuerza a controlar el contrabando de licor, la prostitución, la venta de drogas y la protección ilegal, también llegó a ser omnipresente en la cultura popular.

Los mafiosos se convirtieron en los villanos por excelencia del cine noir, las novelas de detectives y no tardaron en llegar a los cómics. En 1964 aparecieron por primera vez en un cómic de Marvel escrito por el mismo Stan Lee (The Avengers #13). Aunque conservaban su estilo italoamericano, llevaban el nombre de “Maggia” (probablemente para evitar molestar a la mafia real, que controlaba la distribución de cómics en muchas ciudades del país).

Desde ese entonces se convirtieron en enemigos recurrentes de personajes como Los Cuatro Fantásticos, Daredevil, Punisher y del superhéroe neoyorquino por excelencia: Spider-Man. De hecho, sirven como los villanos de la actual serie de DLC de Marvel’s Spider-Man. Los hemos enfrentado tanto en El atraco como en Guerra de territorios.

En un mundo donde un héroe enfrenta a un hombre con una armadura de rinoceronte, un científico loco con brazos metálicos y un ejército capaz de conjurar armas de “energía negativa”, tener como rivales a simples mafiosos parece bastante anacrónico. Esto es algo que mencionan dentro del mismo juego, con J.J. Jameson y los usuarios de la genial parodia de Twitter comentando lo extraño que es oír de nuevo sobre Maggia. Algunos incluso se muestran nostálgicos de la época en que ellos eran el principal problema de la ciudad. Otros no comprenden por qué existen criminales que no visten trajes de animales.

Y la nostalgia es una de las principales razones por las que esta clase de personajes siguen siendo usados en la ficción. Gran parte del público moderno está formado por aquellos que crecieron influenciados por películas como El Padrino, Casino y Los Intocables. La imagen que esta clase de obras creó sobre estas organizaciones criminales fue la de personas astutas, elegantes e inteligentes con falsas pretensiones de lealtad y “sabor italiano” (los acentos y la constante presencia de pasta en sus platos). Esta combinación les convirtió en personajes muy atractivos para una audiencia que, en ocasiones, incluso llegaba a ponerse de su lado.

Aunque esta imagen está mandada a recoger (y los mafiosos reales nunca estuvieron a su altura), caló lo suficiente en el imaginario popular para nunca desaparecer por completo. Durante la década pasada, la popular serie de televisión Los Soprano mantuvo a la mafia con vida en la pantalla chica, pero era la excepción de la regla. En todas las demás historias eran reemplazados como villanos por terroristas de medio oriente y pandillas de latinos (para lástima de los jugadores mexicanos, colombianos y centroamericanos).

Esto es representativo del mundo real. Aunque estas organizaciones aún existen, han perdido mucho del poder del que gozaban hasta los años noventa. Además, los estadounidenses descendientes de italianos se han integrado por completo en la cultura americana, dejando sin base la gran mayoría de los estereotipos asociados con ellos. En ese país ya no hay una xenofobia hacia ellos al nivel que existe contra grupos como los latinos o musulmanes.

A simple vista, resulta curioso que Insomniac Games haya recurrido a Maggia para convertirlos en los enemigos a derrotar en La Ciudad que nunca duerme. No es como si en el universo marvel hubiera una falta de organizaciones malvadas que pudieran llenar ese espacio y Hammerhead, la cabeza principal de la familia de Maggia que enfrentamos, no es un villano especialmente popular. Pero al final de Guerra de territorios se revelan las posibles razones por las que decidieron hacerlo así: todo indica que es una historia de modernización criminal. Hammerhead parece frustrado por el territorio que ha perdido su familia frente a supervillanos con poderes y habilidades especiales, y ha visto la oportunidad de usar armamento de alta tecnología para convertir a Maggia en una fuerza digna de ser temida de nuevo.

A los ojos de la audiencia, la mafia se ha convertido en una especie de parodia. Personajes como Don Vizioso en Tortugas Ninja y el gordo Tony de Los Simpson son una burla del tipo de criminales que antes causaban temor y respeto, mientras que videojuegos como Mafia III hacen hincapié en reemplazar el tipo de hombres que antes formaban estas organizaciones. La cultura pop les ha dicho adiós a los mafiosos y una historia como esta, en la que buscan resurgir de nuevo, encaja muy bien en el mundo de Spider-Man, especialmente tras el caos causado por Mr. Negative y el Doctor Octopus.

Como se dijo en un principio, la mafia es una parte importante del mito americano. Lo es especialmente en Nueva York. Un juego que da tanta importancia a esta ciudad como Marvel’s Spider-Man puede darse el lujo de revivir mediante narrativas como esta algunos de los momentos más oscuros de la historia criminal.

Marvel’s Spider-Man: Guerras de territorio – Reseña

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas