Síguenos

Juegos

Shadow of the Tomb Raider: La forja del destino – Impresiones

El primer DLC de la última aventura de Lara Croft nos lleva de vuelta a Kuwaq Yaku por la herencia de una vieja amiga.

Publicado

en

La tercera entrega en el segundo reinicio de la saga Tomb Raider a cargo de Crystal Dynamics fue delegada en su totalidad al colaborador cercano Eidos Montréal, con resultados ciertamente encontrados para el que sería la despedida de Lara Croft en una moderna trilogía, dándole la vuelta a su imagen tan sexualizada en otros tiempos a favor de un personaje más realista.

Shadow of the Tomb Raider representó una visualmente impactante propuesta que llevó a Lara de vuelta a un lugar más emblemático para sus predecesores, pero como nunca se había visto tan definido hasta entonces. Desde el primer Tomb Raider hasta el ‘reboot’ Tomb Raider Legend denotaban la importancia de Perú en el ámbito arqueológico de Lara Croft, pero en el juego más reciente distribuido por Square Enix se sienten con mayor ahínco aquellos aportes de la cultura Incaica, y Maya, como bien lo explica la historia del juego.

¿Homero Simpson?

Pese a la extrañamente nula barrera del idioma y la indignación que causó a los usuarios por el rápido descuento para un título lanzado hace apenas un par de meses, aún quedan más habilidades de Lara Croft por descubrir en su viaje por el Perú y la ciudad oculta de Paititi. Sin embargo, para ello es necesario adquirir el pase de temporada disponible por 20 dólares o 5 dólares por el contenido individual como es el caso de La forja del destino, la primera tumba de desafío de los siete DLC programados para ser lanzados a lo largo de siete meses.

Gracias a este nuevo contenido descargable, previamente planeado para octubre, Lara puede regresar a Kuwaq Yaku para ayudar a Abby (claro interés romántico de Jonah) y su abuela a desentreñar un misterio relacionado con el pasado de la joven peruana, o Maya, depende como se mire el asunto. Una carta-mapa dejada por su fallecida madre tan solo un año atrás guía a Lara a una cripta ubicada cerca del pueblo pesquero, donde se repiten los básicos elementos de exploración y escalada, con algunas trampas y tan solo una batalla contra hambrientos lobos.

Vale, eso fue ofensivo para ambas…

Tras reunir un fragmento de artefacto y encontrar otro más simplemente enterrado en la jungla vecina, Abby reúne fuera de cámara un tercer fragmento para formar la reliquia que guía a una más intrépida –y experta en este punto– Lara hasta la tumba desafío que da nombre al DLC: La Forja. Esta es en realidad una especie de fundición cuya entrada consiste en estatuas de cabezas de serpiente que expulsan gas por su mandíbula, para las que hay que usar constantemente las flechas de fuego y así impulsar plataformas de las cuales colgarse.

Un peligro, claro, es que el suelo es lava.

El objetivo es alcanzar la cima de un elevado pilar central activando interruptores, escalando plataformas que se sostienen temporalmente y disparando flechas de fuego a las estatuas de serpiente que expulsan gas, para impulsar rotativamente una suerte de ascensor arcaico y técnicamente funcional después de tantos años. Dado el misterio sobre lo que construían los antepasados de Abby en aquel lugar, La Trinidad no dudó en ponerse al tanto de la situación, pero fueron alejados lo suficiente por los guardianes del secreto.

Ni Solid, ni Liquid, “Gas Snake.”

Por lo tanto no hay enemigos que derrotar pero sí una curiosa habilidad al superar la tumba: la de fabricar granadas de expulsión con el rifle seleccionado. Así mismo, el DLC incluye el traje ‘Brocken’ (premiando con su variación “sombra”) que parece muy familiar al ‘SV Sneaking Suit’ de Big Boss en Metal Gear Solid V; al igual que el arma automática Umbrage 3-80 (premiando con su variación “sombra”) cuyo rápido disparo es además silencioso.

No es que sirva de mucho cuando llevas el juego muy cerca o en el 100% de progreso y no hay muchos enemigos que despachar en el horizonte. Si bien se puede contar La forja del destino como una cripta y una tumba, no lleva considerable tiempo superar ambas y su aporte es algo leve a la trama general con excepción de cierta revelación.

Fuera de la historia, en el menú principal, es posible jugar la tumba desafío en modo cooperativo, brindando el ausente multijugador (no que fuese necesario) a Shadow of the Tomb Raider. En dicha modalidad, un jugador toma el papel de Lara y otro el de Abby a la hora de explorar La Forja. También es posible participar en una clasificación mundial para los modos contrarreloj o ataque de puntuación, donde los jugadores deben seguir estelas de colores azul, verde y rojo para acumular puntos en el menor tiempo posible.

En estos modos por tiempo se puede acceder a una segunda tumba desafío que, al contrario de la principal en La forja del destino, es una reciclada de otra parte en el juego principal. Solo nos resta esperar qué prepara Eidos Montréal para los próximos seis contenidos descargables, pero tomando como base este primer DLC, parecería mejor idea aguardar a explorarlos todos de manera conjunta en lugar de individual.

Pase de temporada de Shadow of the Tomb Raider para PlayStation 4 brindado por Square Enix Latinoamérica.

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas