Síguenos

Juegos

Mulaka – La reseña

Este triunfo del estudio Lienzo es la prueba fehaciente de la riqueza cultural precolombina.

Publicado

en

“Sol es Madre y Luna es Padre, son los que nos dieron vida. Con el tiempo, los conflictos y el odio se volvieron insoportables. El fin del mundo se acerca. Levántate, Mulaka, hijo de las estrellas.”

Con este texto da inicio la historia de Mulaka, un juego del estudio mexicano Lienzo. En este título tomaremos control de Mulaka, un Sukurúame (chamán), quien debe destruir a Teregori, amo del inframundo, cuya existencia amenaza con la destrucción del mundo. Para lograr esto, Mulaka contará con la ayuda de poderosas deidades, quienes le otorgarán poderes de animal para hacerle frente al demonio Teregori.

Uno de los aspectos más característicos del juego es su temática. En un medio como los videojuegos es común el retomar recursos habituales de siglos de fantasía heroica o ciencia ficción, incluso para estudios que no pertenecen a esa tradición. Lo que hace Lienzo entonces es completamente distinto y, debe decirse, refrescante. Este estudio mexicano ha buscado su inspiración en algo muchísimo más local y autóctono. Es la mitología de la creación del pueblo Tarahumara o rarámuri, así como sus costumbres y ubicación geográfica, la que toma el estudio para crear el universo de Mulaka.

En vez de las habituales pociones recuperativas, el Sukurúame utiliza pencas de sábila para curarse. En vez de armas medievales, es una lanza arrojadiza la única arma con la que contaremos en este juego. En vez de pociones de ataque, hacemos bebidas con maíz. La atención al detalle va hasta la ubicación geográfica del título, con apariciones de lugares como la tierra desértica de Samalayuca, la cascada de Basaseachi o el asentamiento precolombino de Paquimé. Son estas zonas reales a las que Lienzo decide darles nueva vida en este título.

El refrescante contexto en el que sucede Mulaka es ambientado por una magistral dirección de arte. El estilo de los modelos es de pocos polígonos (o estética low-poly) la cual les da a todos los objetos del juego una forma característica y muy reconocible. Sumándole a esto excelentes efectos de iluminación y una muy variada paleta, el estudio logra que la idiosincrática dirección de arte sea un deleite visual constante.

Este aspecto visual está acompañado por una hermosa banda sonora, cuyas composiciones fueron interpretadas con instrumentos autóctonos de los Tarahumara. Esta banda sonora cuenta con arreglos distintivos, los cuales añadirán o reducirán instrumentos dependiendo de dónde el jugador se encuentre, ambientando lugares tan disímiles como desolados parajes o zonas habitadas, utilizando la misma sección rítmica.

El juego se ve y suena fantástico, y afortunadamente cuenta con una jugabilidad que tampoco desentona de este nivel de calidad. El género es mitad plataformas, mitad acción. El sistema de combate está conformado por ataques débiles, fuertes y el uso de la lanza como proyectil. Un responsivo sistema de esquivar acentúa esta jugabilidad, la cual no alcanza a tornarse repetitiva durante el transcurso del juego.

El diseño de enemigos pondrá a prueba todas las habilidades del jugador, con formas específicas de ser derrotados que convierten los combates en algo más dinámico. El jugador irá ganando habilidades mediante avance en el juego, las cuales no sólo ayudan a la exploración, sino que ayudarán a desbloquear lugares en niveles que ya hayan sido pasados. La curva de dificultad del juego es impecable y en ningún momento se siente un salto en la misma. El usuario pasa del aprendizaje de los distintos usos de las mecánicas a su aplicación directa, de una forma completamente intuitiva.

El ciclo de juego es uno de los aspectos más repetitivos de Mulaka, pero no alcanza a tornarse tedioso. El jugador deberá conseguir tres piedras para abrir el camino a la habitación del jefe. Este proceso será realizado en cada uno de los siete niveles, con una creciente dificultad para llegar a estos lugares. Muchas veces deberá hacer uso de habilidades que consiguió en niveles anteriores, y muchas de las secciones tempranas de los niveles funcionarán como un tutorial por esto mismo. Una vez el jugador haya derrotado al jefe, conseguirá una habilidad o avanzará la historia, y podrá ir al siguiente nivel.

La cantidad de enemigos es apenas justa para un título corto como lo es Mulaka, con 19 enemigos comunes y siete jefes. Esta brevedad del juego no impide que los desarrolladores llenen el título de actividades repetidas. Más de una vez el jugador se hallará resolviendo puzles en los que debe cuadrar la dirección de un acueducto para distribuir el agua a varias estatuas. Otra de las actividades recurrentes son peleas obligatorias en las que se deberá derrotar a varias olas de enemigos para poder proseguir. Es común hallar los puzles al final de los caminos, para desbloquear las piedras, así como es común hallar olas de enemigos al principio de cada sección. Esto hace de la exploración de los niveles algo que puede tornarse predecible, pero es la variedad de enemigos, así como las soluciones de los puzles, las características que salvan al título del tedio.

En cuanto a los problemas técnicos, las animaciones de daño pueden causar atascamientos imprevistos, especialmente combatiendo contra bastantes enemigos. La geometría irregular de los modelos, dada por la elección de usar pocos polígonos, puede hacer que Mulaka caiga indefinidamente. Esta misma geometría irregular sumada a errores en la cámara, pueden convertir las secciones de plataformas en algo molesto. Algunos errores en la inteligencia artificial de los jefes pueden hacer que se queden estancados en una sola animación, sin posibilidades de avanzar la pelea. Mulaka es más bien corto, y la exploración es predecible debido a la forma única de utilizar cada habilidad que se pueda conseguir.

El énfasis del juego, no obstante, está en su historia e investigación cultural. Lienzo trabajó con antropólogos e historiadores para encontrar los elementos de la mitología Tarahumara que más se acoplaran al juego. El estudio une un riguroso estudio geográfico con una reconstrucción del mundo mitológico Tarahumara y el resultado es simplemente mágico. El mayor halago que podría recibir es que recuerda al clásico de culto Okami en más de una ocasión. Llamar a Mulaka algo menos que un triunfo sería simplemente un insulto. Lienzo lo ha logrado, fácilmente consigue transportarnos a un mundo mítico precolombino sin que algún esfuerzo impreso en el mismo fuera en vano. Absolutamente todo, desde su narración hasta los elementos con los que interactuamos, le deben algo a la tradición cultural de los Tarahumara.

Este juego hace que deseemos muchas más aventuras con tinte autóctono, un mayor énfasis en reproducir mitologías precolombinas alrededor del continente. Mulaka es un gran ejemplo para todos los estudios latinoamericanos. No es necesario reproducir fórmulas ni trabajar con elementos tradicionales al medio para conseguir un buen resultado. Algo más auténtico, más local, también puede llegar a tener la resonancia de las clásicas historias heroicas tradicionales. Este estudio mexicano ha logrado crear un título a la altura de Okami o Brave Fencer Musashiden, si acaso bastante más corto. Entre la magnífica dirección de arte, la impecable banda sonora, la eficiente jugabilidad, una bella historia o el contexto cultural de esta producción, podemos afirmar que al fin contamos con un gran título latinoamericano para la posteridad. Mulaka, simplemente, debe ser jugado. Este fantástico título ya está disponible para Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC.

Mulaka
9/10 Nota
Lo que nos gustó
-Un notable rigor historiográfico y geográfico llevan a cabo esta obra maestra de Lienzo, la cual cuenta con una impecable dirección de arte y jugabilidad.
Lo que no nos gustó
-Algunos errores con la cámara pueden hacer ciertas peleas algo confusas.
-La exploración puede tornarse predecible debido al uso único de las habilidades.
En resumen
Este logro de Lienzo le da nueva vida a una época de mitos y leyendas de la población Tarahumara. Si te gustan los juegos de aventuras o de acción ambientados con un toque místico, Mulaka es algo que debes probar.

Reseña hecha con una copia digital de Mulaka para PlayStation 4 brindada por Lienzo.

Publicidad
1 comentario

1 comentario

  1. Alex

    marzo 22, 2018 at 23:56 pm

    Gracias por esta reseña completa del juego. Me llena de alegría saber que el primer juego mexicano de este calibre sea una obra hecha con amor al arte y no por hacer dinero rápido.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS