Síguenos

Juegos

[Hablando de…] Marvel’s Spider-Man: una carta de amor a Nueva York

♪ I want to wake up in a city that never sleeps ♫

Publicado

en

Robert Pagan se encontraba en su apartamento de Nueva York jugando Spider-Man en su PlayStation 4, cuando balanceándose a través de esta ficticia versión de la ciudad se encontró un edificio bastante familiar.

Esa tiene que ser una experiencia bastante surreal.

El edificio en cuestión es el centro cultural islámico de Nueva York, la primera mezquita de la ciudad. Nos sirve como una pequeña prueba del nivel de detalle con el que esta metrópolis está recreada en el juego.

Obviamente no es solo este lugar; ¿Central Park? Podemos explorar sus lagos y museos; ¿la icónica quinta avenida? Ahí está, a unos cuantos balanceos de distancia; ¿el Madison Square Garden? ¿Radio City Music Hall? ¿El edificio Chrysler? ¿El arco de Washington Square? Todo ello y mucho más está allí. Si decidimos ignorar la historia del juego y los constantes crímenes que se cometen en las calles de la ciudad, Marvel’s Spider-Man fácilmente nos puede servir como simulador turístico de Manhattan. Si han visitado la gran manzana seguramente sintieron algo de emoción al reconocer algún lugar que recorrieron en la vida real. Si nunca lo han hecho tal vez sientan que ahora la conocen, y no están del todo equivocados.

Sin embargo no es una representación perfecta de la isla (ni pretende serlo). No es solo que Madison Square Garden se encuentre al oriente de la quinta avenida cuando debería estar más al norte, que Central Park se sienta más pequeño de lo que debería o que el toro de Wall Street haya sido reemplazado por una estatua de Lockjaw. Las distancias no encajan y hay zonas completas que no están representadas. Por ejemplo: hay muchas zonas en el norte de la isla que no aparecen en el juego, como Inwood o Hudson Heights, ya que el mapa termina en Harlem. Y claro, lugares reales han sido reemplazados por edificaciones importantes del universo Marvel como la torre Avengers, la embajada de Wakanda o el Sanctum Sanctorum. A pesar de todo esto, la forma en que Manhattan está representada es un trabajo de puro amor, y no es solo cuestión de geografía.

Se dice que los habitantes de Nueva York tienen un gran sentido de pertenencia y sienten mucho orgullo hacia su ciudad. Estos sentimientos están representados en el juego mediante las conversaciones de las personas en la calle, en los divertidos mensajes de la red social de la que participa Spidey (y que definitivamente es Twitter), y en algunas de las misiones opcionales. La gente se expresa con cariño e ironía hacia la cultura de la pizza, los trancones y hasta las ratas del metro. Spider-Man realiza varias actividades que buscan mejorar la calidad del aire y el agua de la ciudad y cuando en un momento de la historia se ven invadidos por una fuerza policial con tendencias fascistas exclaman con gravedad: “ya no reconozco esta ciudad”, y rechazan este grupo con vehemencia.

El Manhattan del juego es el mismo crisol cultural que es en el mundo real. Las calles están llenas de personas de todas las razas y orígenes. Blancos, negros, latinos y asiáticos conviven en calles donde los hijabs en las mujeres son tan comunes como los restaurantes italianos, mexicanos o chinos. Siendo Spider-Man podemos saludar e interactuar con nuestros vecinos neoyorquinos, también les vemos aplaudir cuando detenemos algún crimen y si luego leemos la red social del juego descubriremos que consideran al trepamuros como un elemento único de Nueva York, una de las razones por las que esa ciudad es grandiosa. Con ello nos hacen partícipes a nosotros, los jugadores, de la experiencia del día a día en esta ficticia capital del mundo.

Manhattan es prácticamente un personaje del juego, uno con un arco propio. A medida que avanza el desarrollo la vemos sufrir con la violencia, reaccionar con miedo, y sobreponerse a todo lo que le ocurre. El que no podamos controlar el paso del tiempo del día a la noche y viceversa es parte de esto (al menos antes de terminar el juego), pues representa el “color” del personaje. A medida que las cosas empeoran se va volviendo una ciudad más nublada y triste, a vivir una noche llena de humo y fuego, pero cuando Spider-Man finalmente la salva, nos recibe con una soleada mañana.

Y si esto no los convence del amor de este título hacia Nueva York, deben saber que la Torre Trump, uno de los lugares más odiados de la ciudad, no aparece en el juego, siendo reemplazada por la torre Fisk. Esto definitivamente es intencional.

Marvel’s Spider-Man – Reseña

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS