Síguenos

Juegos

Far Cry 5 – La reseña

La nueva entrega de Far Cry trata de llevar la franquicia a nuevos lugares mediante interesantes sistemas de juego y una historia que levanta controversia.

Publicado

en

Desde mediados de la década pasada, Ubisoft se ha convertido en exponente de los juegos de mundo abierto. Muchas de sus series como Assassin’s Creed, Watch Dogs o Far Cry se identifican por desarrollarse en mapeados inmensos repletos de actividades e ítems opcionales. Esto le ha valido bastantes críticas por parte de aquellos que creen que estos juegos se vuelven rápidamente repetitivos. A pesar de esto siguen siendo bastante populares, y Rockstar Games la compañía que conserva su corona.

Entonces Nintendo lanzó The Legend of Zelda: Breath of The Wild, un juego que revolucionó el sentido de “mundo abierto” gracias a que da al jugador una libertad sin precedentes para explorar, descubrir su historia e interactuar con todos los elementos y sistemas que presenta. Muchos creen que tras jugar esto, el viejo estilo de esta clase de juegos ha quedado obsoleto.

Far Cry 5 decidió no arriesgarse a averiguar si esto es cierto y en su lugar refrescar un poco la forma en que se juega esta franquicia.

En esta ocasión nos alejamos de los escenarios exóticos de las anteriores entregas como Tíbet o Indonesia para ir a un lugar mucho más familiar en el público occidental. Un condado rural llamado Hope localizado en Montana, Estados Unidos, donde un culto religioso ha tomado el control y comenzado a secuestrar y asesinar a todos aquellos que no “acepten el amor” de su líder, el carismático Joseph Seed.

Nuestro personaje, que puede ser una mujer o un hombre, es miembro de la fuerza policial y se une a las personas del condado, formando una resistencia contra la violencia del culto. A partir de aquí comenzamos a recorrer el mapa en busca de personajes que nos asignen misiones, las cuales pueden ser eliminar a todos los cultistas de un campamento, destruir vehículos o encontrar ciertos ítems. También hay otras “distracciones” entre misiones como pescar, cazar, realizar acrobacias en vehículos, encontrar alijos de dinero y armas escondidos. Ya saben, lo normal en este tipo de juegos.

¿Pero no se había dicho que buscaban refrescar esa fórmula?

Aquí es donde está lo interesante. Otros juegos usualmente tienen una línea de misiones “de historia” que seguimos para avanzar en la trama, mientras que todas las demás actividades son relleno o nos dan recompensas opcionales. En Far Cry 5 no existe esa linealidad. Para cada una de las tres regiones de juego, lideradas por uno de los “heraldos” de Joseph, existe un ‘medidor de resistencia’ que vamos llenando con casi cualquier acción que realicemos, ya sea rescatar a un civil de un bautizo forzado, eliminar a un cultista importante, destruir propiedades del culto, ocupar un campamento o completar una misión. Esto da una enorme libertad para hacer solo las cosas que queramos hacer y en el orden que queramos hacerlas.

Todo esto podemos hacerlo en modo cooperativo con un amigo o si no tenemos a nadie con quien jugar también podemos recurrir a la ayuda de ‘Especialistas’, personajes que se unen a nosotros dando apoyo aéreo, como francotiradores o con armamento pesado… lo mejor es que no todos ellos son humanos. Podemos tener un perro que detecte a los enemigos, un oso que sirve como “tanque” o una sigilosa puma.

Otro cambio que será del agrado de muchos es que tras escalar la primera torre de radio del juego se nos informa que no tenemos que volver a hacerlo y todo el mapa de desbloquea de inmediato para nosotros. Las torres de radio son un cliché de varios juegos de mundo abierto del que ya muchos están cansados. Ahora las actividades se van descubriendo de un modo mucho más orgánico, encontrándolas a medida que exploramos o gracias a personajes que aparecen al azar y nos hablen sobre ellas.

Algunas de estas actividades son bastante divertidas, pero debido a la naturaleza y la extensión del juego (alrededor de 20 horas. El doble si se busca completarlo al 100%) tarde o temprano comienzan a tornarse repetitivas.  Lo mismo sucede con la exploración del condado Hope. Puede que los escenarios sean hermosos y realistas, pero a las pocas horas de juego ya hemos visto casi todo lo que tienen para ofrecer. Hay grandes extensiones de territorio carentes de lugares llamativos o tareas interesantes y el constante ataque de los cultistas y animales hacen que recorrerlos se vuelva tedioso, aun tomando en cuenta la variedad de vehículos de los que disponemos.

Y este no es el principal defecto de Far Cry 5.

Tampoco lo son sus constantes bugs, algunos de los cuales son tan graves que obligan a reiniciar la consola para poder continuar. Tampoco lo es el modo ‘Arcade’, un editor de niveles en el que podemos crear y subir a internet nuestras propias misiones como si de un “Far Cry Maker” se tratara, pero que resulta complicado de manejar con un control de consola y que en este momento está lleno de niveles aburridos y mal diseñados (*Ubisoft ha prometido constantes actualizaciones y eventos para este modo. Tal vez mejore en el futuro).

Su historia es sin duda su más grave defecto.

Cuando el juego se anunció, se mostró un enfoque de los villanos muy diferente al que finalmente tienen. Joseph y su culto se nos presentaron como una milicia de ultraderecha, cristiana, radical y probablemente racista, en un momento donde el mundo y especialmente Estados Unidos ve un resurgimiento de movimientos similares. Parecía que este juego podría convertirse en una muy necesitada crítica o al menos sátira a esta clase de personas obsesionadas con la religión, su país y las armas de fuego. Pero es todo lo contrario.

El culto es un cliché que a pesar de usar imágenes, canciones y lenguaje marcadamente cristiano, no es descrito como tal en ningún momento y ni siquiera se comporta como los cultos reales que reclutan mediante la presión social y psicológica, sino que recurren a la tortura, la hipnosis y las drogas para “convertir” a la gente. Sus miembros son víctimas, pero el juego no lo ve de esta manera e igual nos obliga a asesinar a cientos de ellos mientras se dirige a un final incoherente que solo existe para impactar.

Mientras tanto, son nuestros aliados quienes cumplen con la descripción del americano ultranacionalista amante de las armas y la “democracia”. Cumplimos misiones para milicias, teóricos de la conspiración,  “preppers” y desagradables políticos republicanos corruptos. Es probable que se pretendiera presentarlos como parodia, pero cuando existe gente exactamente igual en la vida real esto no funciona. Ya que controlamos a un protagonista que nunca habla ni expresa su opinión, no hay forma de contextualizar a través de sus ojos nada de lo que ocurre, convirtiendo a la trama en un desastre narrativo, con un tono despreciable y sin nada que aportar.

Ubisoft siempre ha tenido la posibilidad de hacer algo especial con los Far Cry, y a pesar de que tienen sus problemas ha logrado usarlos para divertir mientras deconstruye los arquetipos de los protagonistas de los videojuegos. Far Cry 5 es un triste paso hacia atrás en su camino.

Far Cry 5
5.8/10 Nota
Lo que nos gustó
-Una altísima calidad visual.
-Excelente banda sonora.
-Muchas misiones divertidas.
Lo que no nos gustó
-Muchísimos bugs, algunos capaces de arruinar el juego.
-El 'Modo Arcade' resulta mediocre y el editor es difícil de usar.
-Un guión pésimo con tono incoherente, lleno de diálogos sin sentido y personajes cliché.
En resumen
Far Cry 5 es un juego lleno de momentos divertidos, con música y gráficos maravillosos que van a atraer a muchísimos jugadores... pero que a pesar de su afán de innovación sigue cayendo en las trampas de los juegos de mundo abierto. Su cantidad de bugs, tareas repetitivas, mediocre (de momento) 'Modo Arcade' y sobre todo su terrible guión, no permiten que sobresalga.

Reseña hecha con una copia digital de Far Cry 5 para PlayStation 4 brindada por Ubisoft Latinoamérica.

Publicidad
1 comentario

1 comentario

  1. Riffo Felipe

    abril 4, 2018 at 20:43 pm

    Diablos otra reseña ideologica , igual a la de polygon … “buh esta historia no era ideologicamente alineada a mi ” porque en el estado de Montana (basicamente un estado pertenciente a la flyover americana) la gente que se pelearia con un culto inspirado en los davidianos usando ARMAS DE FUEGO era obvio que seria republicana , o preppers o teoricos de conspiracion o survivalistas o gente de campo . Todos saben que el campo gringo es mas de derecha que de izquierda , que acaso gente de derecha no pueden ser los aliados de la policía en una situación de emergencia , vaya es que si algún republicano de campo resulta ser afable es que me dara un ataque . ¿en serio un 5 por la historia , que acaso esperabas una critica política seria en un juego donde comandas un osos diabetico?Es una secta cliche atacando a gente de montaña , solo eso , ¿acaso lo otros FAR CRY si eran profundos? , Y la prensa de videojuego se aleja del publico nuevamente. solo dejo esto:

    http://www.gazettextra.com/blogs/staff/press_start/press-start-far-cry-avoids-divisive-politics-and-that-s/article_1e845095-0e22-5df9-bd96-4dde6764e7e0.html

Deja tu comentario

Además no te pierdas