Connect with us
sigue el cubrimiento de la E3 2019

Juegos

Dauntless – Impresiones

La alternativa gratuita a ‘Monster Hunter’ es mucho mejor de lo que esperábamos.

Publicado

en

Cuatro cazadores se reúnen en una tierra extraña. Cada uno viste una curiosa y colorida armadura hecha con trofeos de pasadas victorias. Se separan para explorar el lugar, hasta que uno de ellos envía una señal. El monstruo ha sido avistado. Una enorme bestia reptiliana arroja rayos hacia ellos, pero los cazadores están preparados. Cada uno desenfunda un arma diferente. Se lanzan al ataque. Tras mucho esfuerzo, el monstruo cae. Sus partes servirán para crear nuevas armaduras, las cuales resistirán mejor los ataques del próximo objetivo.

Aunque suene raro, no estamos hablando de Monster Hunter. Esto es Dauntless.

Sí, Dauntless es otro juego de cacería de monstruos que, al igual que títulos como God EaterToukiden, no esconde la influencia de Monster Hunter. Describir su sistema de juego no se diferenciaría mucho de hablar sobre la popular franquicia de Capcom. Sin embargo, esta obra de Phoenix Labs tiene algunos elementos que la diferencian y hacen muy llamativa.

El primero de esos elementos es su precio. Dauntless es un juego gratuito. Si siempre quisieron probar Monster Hunter, pero nunca tuvieron el dinero para comprarlo, esta es una excelente oportunidad para disfrutar de este género.

Tras una misión tutorial en la que enfrentamos a nuestro primer Behemoth (así es como se llaman los enormes jefes de este juego) mientras nos enseñan los movimientos básicos, llegamos a Ramsgate. Esta ciudad, en medio de las ‘Islas Fragmentadas’, será nuestra sede de operaciones. Allí podremos recibir diferentes misiones, mejorar nuestro equipo y encontrarnos con otros jugadores como si de un MMO se tratara.

En ese lugar también descubrimos que este juego no tiene una verdadera historia. Inicialmente se nos dice que los Behemoths son un peligro para la existencia de la humanidad y que están consumiendo lo que queda del mundo, pero no ahondan en ello. Al igual que Monster Hunter, no jugamos un título de cacería por la historia, sino para volvernos cada vez más poderosos y hábiles mejorando nuestras armas y equipamiento.

Las cacerías son bastante divertidas y van directamente al grano. Las armas son fáciles de usar, pero carecen de la complejidad que tienen en juegos similares. Eso sí, los pocos combos y movimientos que podemos realizar con ellas son vistosos y muy satisfactorios. Tampoco tenemos que preocuparnos por elementos del escenario ni poner trampas. Todo se basa en posicionamiento, ‘leer’ los movimientos de los Behemoths y atacar cuando tengamos una apertura. Esta simplicidad puede ser una gran ventaja o un defecto dependiendo del jugador.

Los primeros jefes caerán fácilmente ante el poder de la espada, la precisión de la lanza o la velocidad de las pistolas repetidoras, pero la dificultad aumenta rápidamente. No pasará mucho tiempo antes de que nos demos cuenta que no podemos enfrentar los monstruos sin el equipo correcto y una estrategia apropiada. Dauntless nos dice muy claramente cómo aprovechar las debilidades y mejorar nuestras posibilidades. Esto requiere mucho ‘grindeo’, derrotando una y otra vez monstruos más débiles cuyas partes vamos a necesitar.

Este sistema repetitivo es parte de la identidad del género y hay quienes gozan de lo lindo con él. A diferencia de lo que se puede pensar, no es una forma de animar a los jugadores a pagar por formas de hacer más ágil la progresión. Sí, como juego gratuito que es, Dauntless tiene varias opciones de monetización, pero todas están basadas en elementos cosméticos. No hay nada que nos haga más poderosos que podamos comprar con dinero.

Estos objetos son armaduras superpuestas, colores para teñirlas, apariencias para las armas, bailes, títulos y logos. Sirven para dar más personalidad a nuestro personaje, pero nada más. En el centro de ellos está el pase de cacería. Este sistema, similar al pase de batalla popularizado por Fortnite, nos permite pagar por temporada para obtener una serie de recompensas específicas a medida que cumplimos con misiones y retos. La primera temporada que podemos disfrutar tras el lanzamiento oficial de Dauntless tiene temática ninja.

Incluso si no pagamos un peso, y a pesar de su falta de una historia detallada, podemos estar jugando Dauntless por decenas o incluso cientos de horas.

Su estilo visual, el cual tiene un tono caricaturesco similar al del mencionado Fortnite, le da mucha personalidad. Los Behemoths también se alejan de los típicos dragones y seres mitológicos para presentarnos versiones enormes de animales como leones, alces, búhos, osos y castores (se nota que los desarrolladores son canadienses). Todos lucen muy bien, aunque eventualmente los diseños de algunos de ellos comienzan a repetirse.

No hemos mencionado que este juego presenta juego cruzado sin restricción alguna. A la hora de jugar, podemos encontrarnos con cazadores que vienen de PlayStation 4, Xbox One y PC (mediante Epic Games Store) mezclándose en misiones de forma fluida y sin inconvenientes. Ya se encuentran trabajando en versiones de este juego para Switch y dispositivos móviles.

Eso sí, Dauntless tiene varios problemas. Aunque los problemas de inicio de sesión que marcaron su lanzamiento han sido superados, las desconexiones, el detestado ‘lag’ y las caídas de cuadros por segundo son tristemente comunes. Algunos usuarios han reportado que se quedan ‘atrapados en menús’ sin más remedio que cerrar la aplicación.

Dauntless

También tiene algunos problemas de diseño. No es posible abandonar las misiones una vez iniciadas, no se puede rastrear fácilmente los monstruos en los mapas más grandes y algunos elementos no funcionan como deberían. Por ejemplo, las hierbas que necesitamos para hacer pociones no siempre son agregadas al inventario tras recogerlas.

Otro problema que tiene, y en el que más sufre en comparación con Monster Hunter World, es que su mundo no parece ‘vivo’. En el título de Capcom, Astera en un lugar ocupado donde todos los personajes están ocupados con su día a día y los mapeados están llenos de fauna y flora que los hacen sentir como ecosistemas reales. En Dauntless, hasta la ciudad base se siente estática, solo los demás jugadores que la recorren la dotan de algo de movimiento. Al menos podemos acariciar a los perros que encontramos.

Afortunadamente, todos estos problemas pueden ser arreglados mediante parches. Dauntless es un juego-como-servicio y está en constante evolución. Los desarrolladores han prometido agregar cada vez más monstruos, armaduras, armas y sorpresas para los jugadores y cada temporada va a tener una temática diferente y llamativa.

Dauntless está en la fase de luna de miel. Cuenta con más de 7 millones de jugadores en todas las plataformas que forman una comunidad bastante amable y dedicada. Está por verse si esto logra traducirse en longevidad, pero creemos que tiene todas las cartas para lograrlo.

Y ustedes, ¿qué esperan para probarlo? Es gratis. No tienen nada que perder. Si ya son veteranos, los mantendrá entretenidos mientras llega Monster Hunter World: Iceborne.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS