Síguenos

Juegos

Chimparty – Reseña

¿Vas a hacer monerías? ¡Chimparty te permite hacerlo en compañía de hasta tres compañeros!

Publicado

en

Anunciado dentro del marco de E3 2018, Chimparty pasó desapercibido en medio de la gran variedad de títulos AAA que encabezaron la feria. Si bien no fue el único juego que sufrió por esto, hubo otra razón muy específica por la cual pasó debajo del radar de varios jugadores. Y esta fue el hecho de ser un título de PlayLink.

¿Qué es PlayLink? Para ponerlo de forma simple, es una línea de títulos de PlayStation 4 que implementan el uso de dispositivos móviles. El principal beneficio de esta iniciativa es que está dirigida principalmente a jugadores casuales y espacios sociales. Si bien resulta una propuesta interesante, Sony Interactive Entertainment no ha publicitado lo suficiente esta clase de juegos.

¿Acaso Chimparty será el título responsable de hacer los juegos de PlayLink más conocidos? Bueno, eso es lo que vamos a averiguar en la presente reseña.

Lo primero a aclarar es qué tipo de juego es Chimparty. Si hubiera que compararlo a una franquicia ya existente, esa sería inevitablemente Mario Party. Aunque esto por sí solo puede hacerlo lucir inferior a los títulos de Nintendo, este juego cuenta con sus propias fortalezas. Sin embargo, cabe señalar que estas no radican en la introducción de mecánicas innovadoras. En cambio, estas residen en su practicidad.

Como en todo título de PlayLink, los jugadores primero deben descargar la aplicación correspondiente del juego a su dispositivo móvil. Esta es gratis y permite que este último sea utilizado como control. Por desgracia, el juego base que hay que descargar directamente en la consola sí tiene un costo y puede resultar un poco elevado.

¿Pero qué contiene Chimparty? En total ofrece cuatro modalidades de juego, tres de las cuales son multijugador y una para un jugador. Los minijuegos que las conforman no son muy diferentes entre sí, pero ofrecen distintas dinámicas en lo que respecta a condiciones de victoria y demás configuraciones.

El primero de estos modos es Juego de Mesa. Como evidencia el nombre, este lleva a los jugadores a un pequeño tablero y el primero que llegue a la meta será el ganador. A diferencia de los juegos de Mario Party y semejantes, en el que los jugadores pueden tirar un dado en cada turno, los participantes avanzan en el tablero dependiendo de su desempeño en los minijuegos.

En cada minijuego, el obtener una calificación específica recompensa con un número puntual estrellas. Además, el mejor jugador recibe una extra. Estas estrellas actúan como el número del “dado” de los jugadores. No obstante, el participante que esté más atrás en el tablero recibe la oportunidad de lanzar un dado al final del turno.

El siguiente modo es Desafío Individual. Este solo admite un jugador y consiste en una serie de retos con diferentes niveles de dificultad. Si bien ha de reconocerse el esfuerzo por hacer de Chimparty más que un multijugador, esta modalidad no provee un buen incentivo para probarla más allá de unos cuantos trofeos.

Las últimas dos modalidades, Modo Aleatorio y Partida Personalizada, funcionan de forma similar. Mientras que la primera consiste en una serie de 10 minijuegos aleatorios, la segunda permite que los competidores escojan la decena en la que competirán. Ambas determinan al ganador por medio de un sistema de puntos/estrellas que se acumulan a lo largo de las 10 rondas. Al igual que en Juego de Mesa, el mejor jugador recibe una estrella extra.

¿Que hay de los minijuegos? Mientras que algunos hacen que todos los jugadores se enfrenten entre sí, otros los dividirán en equipos de dos. Aunque la mayoría de estos resultan bastante intuitivos, ya que solo requieren de un botón, hay un puñado que pueden resultar un poco confusos. Esto no se debe al ocasional caos visual que se desarrolla debido al exceso de elementos en la pantalla. En cambio, se debe a que la dinámica de los minijuegos no resulta intuitiva por lo aleatoria que puede llegar a ser.

Por ejemplo, hay un minijuego de voleibol en el que los jugadores tienen dos comandos: saltar y estrellarse contra el suelo. La dirección del salto depende de la dirección en la que el avatar esté inclinado. Esta misma dinámica es empleada en otros minijuegos, pero en este resulta especialmente confusa. ¿Por qué? El objetivo del minijuego es anotar en la cancha contraria, pero los chimpancés rebotarán de un lado a otro en un intento de evitar que la pelota toque su respectivo suelo. En otras palabras, no es un minijuego que recompense un acercamiento metódico.

Dejando de lado la diversión grupal que garantiza Chimparty, hay un pequeño incentivo extra para jugar los minijuegos. ¿Recuerdan esas estrellas que se ganan en los diferentes modos de juego? Al acumularse, estas permiten que el avatar “suba de nivel” y reciba un regalo. Estas “cajas de botín” contienen toda clase de elementos estéticos que permitirán que los jugadores personalicen a su avatar.

Chimparty
6.6/10 Nota
Lo que nos gustó
-La utilización de dispositivos móviles como controles hace de este juego bastante accesible.
-Controles simples para los jugadores más casuales.
-Una experiencia a lo Mario Party, pero más simple y breve.
Lo que no nos gustó
-Una gran escasez de contenido para un solo jugador. Más allá de reuniones sociales, no hay incentivo para jugar.
-Por lo que ofrece, puede seguir resultando un tanto caro.
En resumen
Al ser un título de PlayLink, Chimparty está pensado principalmente como una experiencia social. Si bien no trae nada nuevo a la mesa, este título resulta bastante entretenido por los diversos minijuegos que ofrece y la simplicidad de sus controles. En lo que respecta a su presentación visual, esta resulta agradable por su vivos colores y modelos caricaturescos. Por desgracia, el juego palidece en lo que respecta a las modalidades para un solo jugador.

Reseña hecha con copia digital de Chimparty para PS4 brindada por Sony Interactive Entertainment.

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas