Síguenos

Juegos

Call of Cthulhu – Reseña

Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn.

Publicado

en

Monstruos con tentáculos, conocimientos prohibidos, horrores cósmicos, dioses antiguos y locura desencadenada por la presencia de lo imposible, son algunos de los elementos comunes en las obras del escritor Howard Phillips Lovecraft. Los mitos creados por este autor -especialmente el de Cthulhu- se han vuelto parte omnipresente de la cultura popular, haciendo presencia en el cine, la televisión, los cómics, los videojuegos, y hasta los juegos de rol.

Call of Cthulhu no es, como muchos podrían pensar, una adaptación del cuento del mismo nombre, sino del juego de rol de “lápiz y papel” llamado igual. Siguiendo el ejemplo del mismo, este no es un título de acción en el que enfrentamos, escopeta en mano, a horrores salidos de las profundidades, sino uno de investigación donde la mayor parte del tiempo la pasamos recorriendo escenarios en busca de pistas y hablando con otros personajes para entender los misteriosos eventos desarrollados en la isla Darkwater.

Sus raíces como juego de rol quedan claras pocos minutos después de iniciar una partida, pues se nos pide crear una “hoja de personaje.” Allí asignamos puntos a habilidades como investigación, elocuencia, psicología o fuerza y luego conocemos al protagonista: Edward Pierce. Este veterano de guerra y detective privado está en un mal momento de su vida, es un alcohólico en medio de la era de la prohibición y es obligado por su agencia a tomar más casos o será despedido.

Como es de esperar, alguien toca la puerta de su oficina de inmediato; es un hombre que desea averiguar qué hay detrás de la muerte de su hija, Sarah Hawkins, una pintora de escalofriantes cuadros que falleció en un incendio junto a toda su familia. Aceptamos el caso y partimos hacia la isla de Darkwater, donde la investigación de este posible asesinato nos llevará por una telaraña de conspiraciones, horrores salidos del mar, y cultos a dioses olvidados.

Pronto descubrimos dos cosas sobre Call of Cthulhu. La primera es que goza de una ambientación increíble. La isla en la que se desarrolla esta aventura de verdad transmite sensaciones de misterio, horror y miseria. Aunque no todos los escenarios del juego están a la altura de este lugar, realmente se nota el trabajo que los diseñadores pusieron en ellos para representar bien las emociones creadas por las historias de Lovecraft. Lo segundo que descubrimos es que a nivel técnico, este juego simplemente no da la talla.

Los gráficos fácilmente podrían pertenecer a un título de comienzos de la anterior generación de consolas, a veces incluso parecen sacados de un juego de PlayStation 2. Las animaciones son repetitivas, los glitches visuales son comunes y los tiempos de carga son demasiado largos. Es un juego “feo” para los estándares actuales, pero eso no es algo tan relevante para un título de investigación. Lo que de verdad importa es su sistema de juego. Desafortunadamente, este resulta ser algo carente de profundidad.

A medida que recorremos los escenarios podemos encontrar pistas sobre la muerte de Sarah, la relación que tenía con un misterioso culto y el pasado de Darkwater. Adquirir algunas de ellas requerirá que tengamos cierta cantidad de puntos en alguna habilidad como fuerza o investigación, o no podremos verlas. Resolvemos acertijos simples de obtener un objeto en un lugar para usarlo en otro,  y en ocasiones podremos entrar en un “modo detective” donde Edward tratará de recrear los eventos ocurridos de un modo similar a lo visto en Batman: Arkham Origins.

Todo esto suena muy bien, pero en la práctica no es más que buscar puntos blancos en los niveles y presionar un botón cuando estamos cerca de ellos para que pase algo. En ocasiones se agrega algo de variedad con cortas secuencias de sigilo y persecuciones, pero el sistema de movimiento no se presta para que estas sean experiencias divertidas o emocionantes, y pueden resultar bastante frustrantes.

Las conversaciones recuerdan a la rueda de diálogos de títulos como Mass Effect. Dependiendo las pistas que hayamos encontrado o el nivel de nuestras habilidades tendremos más o menos opciones para responder o preguntar. Algunas elecciones que tomemos harán aparecer un mensaje en pantalla diciendo que “nuestro destino ha sido alterado,” pero nunca es claro qué ha cambiado o de qué forma.

Sin embargo, hay algo que nos anima a avanzar a pesar de estos defectos: su historia. El desarrollo de la aventura de Edward tiene un ritmo que envidiarían muchos juegos de alto presupuesto. A medida que vamos descubriendo más sobre el misterio y que nuevos personajes entran en escena, nos sentiremos más y más intrigados por esta trama que, para fans de Lovecraft, funciona como una compilación de “grandes éxitos” del autor.

Toma y mezcla elementos de La sombra sobre Innsmouth, La llamada de Cthulhu, El Necronomicón, y otros cuentos que representan perfectamente los temas y horrores de su obra en general. Afortunadamente, deja por fuera el racismo que marcó muchos de sus escritos y que se ha convertido en una mancha sobre su legado (aunque eso si, para bien o para mal, no hay una sola persona afrodescendiente en este juego).

Puede que no sea una historia muy profunda. La forma en que abarca los temas de alcoholismo, estrés post-traumático, dificultades económicas, ética médica y enfermedades mentales es muy superficial y poco aprovechada. También cae en los clichés de las novelas de detectives (algo que los mismos personajes mencionan un par de veces), pero está muy bien construida y es fácil disfrutar del camino a través de sus constantes revelaciones y la fantástica ambientación que la rodea.

Algo digno de mención es que Call of Cthulhu tiene una forma bastante interesante de hacerse rejugable. No importa cómo construyamos nuestra hoja de personaje a comienzo del juego, en algún momento perderemos una pista o una conversación por no tener los puntos suficientes en alguna habilidad. Hay diferentes rutas que podemos seguir para cumplir un objetivo y que dependen de las habilidades que tengamos, no cambian mucho el desarrollo, pero es bueno tener opciones.

También podemos decidir si ver o no ciertos objetos que reducirán la cordura de Edward o que aumentarán nuestros conocimientos de ocultismo y medicina, lo que a su vez abrirá nuevas opciones de diálogo. Al volver a jugar podremos construir a nuestro personaje de formas diferentes y gracias a ello, llenar los huecos que quedaron en nuestro primer paso por esta historia.

Call of Cthulhu
6.2/10 Nota
Lo que nos gustó
-Excelente ambientación, especialmente en escenarios como la isla, las cavernas de los cultistas, y el sanatorio.
-Anima a ser jugado de nuevo para descubrir más detalles sobre la historia.
Lo que no nos gustó
-Las mecánicas de juego son demasiado simples.
-Su calidad técnica es deficiente.
-Las secuencias de sigilo y persecución, aunque pocas, pueden resultar frustrantes.
-Tiempos de carga muy largos.
En resumen
Call of Cthulhu es como una película de terror de bajo presupuesto. Se nota que es hecha con amor, pero no tiene la calidad ni las herramientas para destacarse y puede resultar aburrida para el gran público. Eso sí, es imprescindible para los fanáticos de Lovecraft, quienes apreciarán esta nueva e interesante historia llena de referencias y respeto hacia la obra de ese autor, pero no es nada novedosa. Si lo que buscan es algo diferente, que tome los mitos de Cthulhu y los lleve por caminos nuevos y arriesgados tanto a nivel narrativo como jugable, mejor dirijan su mirada hacia Bloodborne.

Reseña hecha con una copia digital de Call of Cthulhu para PlayStation 4 brindada por Focus Home Interactive

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas