Connect with us

Cine y TV

Réplicas – Reseña

La nueva película de Keanu Reeves habla sobre la clonación y el trans-humanismo. ¿Está a la altura de estos temas tan intrigantes?

Publicado

en

La ciencia ficción es más que robots y viajes espaciales. Desde su nacimiento en la literatura, este género ha resaltado por usar sus historias futuristas y fantásticas para hacer preguntas difíciles sobre el mundo, la naturaleza humana, la divinidad, la sociedad y nuestra propia mente. Hoy en día, la ciencia ficción sigue explorando estos temas en medios como el cine y los videojuegos.

Réplicas, protagonizada por Keanu Reeves, es uno de los más recientes intentos de usar conceptos como la clonación y la robótica para hablar sobre la humanidad. Reeves es un veterano del género con películas como Matrix y Fugitivo del futuro, que ya han tocado temas similares. En esta ocasión ni él ni el guión están a la altura de las ideas que este filme pretende analizar.

El personaje principal de Réplicas es William Foster. Él es un investigador biomédico que está tratando de transferir la conciencia de una persona recién fallecida a un cuerpo robótico con el apoyo de una poderosa compañía que está cada vez más impaciente con sus fracasos. Tras un terrible accidente en que mueren su esposa e hijos, William, desesperado, recluta a un compañero de trabajo para que le ayude a clonar sus seres queridos y transferir sus conciencias a los nuevos cuerpos.

La idea de usar la ciencia para traer de nuevo a la vida un ser amado no es nueva en la ficción pero — a pesar de la falta de originalidad en su concepto— hay suficiente material aquí para trabajar en algo interesante: dilemas éticos, temas metafísicos, manipulación mental, la naturaleza de la conciencia y la identidad personal. La esposa de Will critica su trabajo, ya que ignora el alma humana, y, tras ser clonados, ella y sus hijos demuestran algunas actitudes bastante extrañas que apuntan a que algo malo ocurre. Pero todas estas ideas son abandonadas rápidamente.

La falta de interés de Réplicas en explorar sus propios temas sorprendentemente no es su principal problema. El guión es terrible. Los escritores tuvieron buenas ideas, pero no fueron capaces de hacer algo con ellas y terminaron creando un thriller lleno de clichés. Una vez llegamos al tercer acto del filme, toda intención temática es abandonada en favor de persecuciones de autos, tiroteos y un final absurdo que no solo no encaja con la historia, sino que contradice información revelada previamente. El final es tan ridículo que causa risas involuntarias en la audiencia.

Réplicas - Keanu Reeves

Y no ocurre solo en el final. La trama está llena de huecos. Usualmente es fácil ignorar los huecos en la trama de esta clase de filmes, pues entendemos que a veces existen para favorecer el desarrollo o que no tenemos por qué conocer la misma información que los personajes. En este caso, eso no es posible. La forma en que Réplicas decide contradecirse a sí misma, abandonar ideas y sacar de la nada elementos nuevos realmente distrae y molesta.

Las actuaciones empeoran esta situación. Todos sabemos que Keanu Reeves tiene mucho talento para los personajes estoicos y hasta para la comedia. Pero en este caso, el papel de un padre desesperado se le sale de las manos y no resulta nada creíble. El colega que le ayuda en su crimen, interpretado por Thomas Middleditch, nunca refleja en su actitud la gravedad de la situación a la que se está dejando arrastrar. Solo Alice Eve, en el rol de la esposa de Will, trata de hacer el mejor trabajo posible con el guión que le dieron, pero realmente no es mucho.

Y por si fuera poco, la cinta está llena de relleno. Hay muchas secuencias que realmente no cumplen ningún propósito en el filme más allá de alargar su duración (y no es una película larga, pues apenas dura poco más de 100 minutos).  Además, el director decidió que Réplicas se desarrollaría durante la navidad en Puerto Rico. Sin embargo, aparte de luces navideñas mal puestas, no hay ninguna razón para ello.

Réplicas - Keanu Reeves

¿Y los efectos especiales? No hay muchos en realidad. En un par de ocasiones, el protagonista controla un panel de realidad aumentada que no luce mal. En contraste, la entidad robótica que muestran un par de veces en el filme tiene una apariencia tan barata y poco realista que causa un poco de pena ajena.

No se puede recomendar Réplicas. Ni siquiera a los más fanáticos de Keanu Reeves o de la ciencia ficción. Todas sus buenas ideas están desaprovechadas, las actuaciones causan vergüenza y la trama hace poco más que aburrir. Cada vez hay más películas de ciencia ficción que a pesar de un presupuesto relativamente bajo, como la genial Upgrade: máquina asesina, cuentan con historias provocadoras de gran calidad.

Esta no es una de ellas.

Réplicas
1.7/5 Nota
Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS