Síguenos

Cine y TV

Harry Potter y el misterio del baño que no existía

Publicado

en

Hay muchos temas de los que esperábamos hablar en 2019, pero el movimiento intestinal de los magos medievales en el universo de Harry Potter ciertamente no era uno de ellos. Mil gracias a J.K. Rowling y al sitio web Pottermore por darnos cosas tan interesantes en las que pensar.

Pero antes de hablar de funciones corporales, tenemos que explicar qué es Pottermore.

Cuando llegamos al final de una historia, ya sea en una saga de libros; películas; videojuegos o en un show de televisión, es imposible no sentir tristeza por el mundo de fantasía que vamos a dejar atrás. Muchas veces, viendo el éxito que aún reside en estos universos, se decide ‘expandirlos’ mediante cómics, novelas y material suplementario. El ejemplo más conocido de esto es Star Wars, que a lo largo de 30 años nos ha permitido conocer en extremo detalle todos los aspectos de su universo. Si queremos saber cómo funcionan los sistemas de propulsión de un destructor imperial tipo Victoria-I, podemos encontrar esa información. También podemos conocer las historias de todos los visitantes de la cantina de Mos Eisley en Una nueva esperanza o de todos los apostadores en el casino de Canto Bight en Los últimos Jedi.

Lo mismo ocurrió con las historias de magia y hechicería en el mundo de Hogwarts. Tras el estreno de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: parte 2, Pottermore fue creado. Este sitio web es una fuente de noticias, artículos y secciones interactivas cuyo objetivo era mantener a los fanáticos de la franquicia involucrados con ella en una época en las que esta aún no tenía obras de teatro ni películas sobre Animales Fantásticos.

Pottermoreel corazón digital del mundo de la magia — fue un éxito inmediato. Los fanáticos fueron atraídos principalmente por la posibilidad de realizar la prueba oficial del sombrero seleccionador y conocer la casa de Hogwarts en la que estarían, pero también porque la misma J.K. Rowling escribe allí artículos donde explica y expande el universo que ella comenzó a escribir en los años noventa. Visitando este sitio podemos aprender sobre Ilvermorny; la escuela de magia de norteamérica, sobre los medios de transporte que usan los magos y la historia de la familia Potter. Incluso el contenido no escrito por Rowling para el sitio se supone que es aprobado directamente por ella.

Y así llegamos a este coprológico tema.

El pasado cuatro de enero, la cuenta oficial de Pottermore en Twitter publicó lo siguiente:

“Hogwarts no siempre tuvo baños. Antes de adoptar lo métodos de plomería muggle en el siglo XVIII, las brujas y hechiceros simplemente hacían lo que tenían que hacer donde quiera que estuvieran y desaparecían la evidencia”.

Esto es demasiada información para algo que realmente no queríamos ni necesitábamos saber.

Una crítica común que reciben los universos expandidos es que pueden llegar a sobreexplicar algunas cosas. Por ejemplo, la revelación de la existencia de las midiclorias en Star Wars puede resultar interesante desde un punto de vista pseudo-científico, pero conocer esto arruina el misterio detrás de uno de los aspectos clave de estas historias. Los escritores deben encontrar un equilibrio perfecto en la información extra que deciden revelar para que despierte la imaginación de los fanáticos sin afectar negativamente la forma en que interpretamos los textos y películas originales. Pero sobre todo, sin resultar incoherentes.

¿De verdad necesitábamos saber que los magos hacían sus necesidades en el piso?

Es claro que el autor de este tweet, el cual tuvo que ser aprobado por la misma Rowling, no pretendía hacer una gran revelación. Su objetivo, probablemente, era simplemente causar risas y comentarios sobre este desagradable detalle (misión cumplida). El problema es que debido a la canonicidad del contenido de Pottermore, esto va a marcar por siempre a la serie, incluso aunque su lógica sea absurda.

                                                                                          “pupus desaparezcus”

Tras la publicación del tweet, varios fanáticos apuntaron que la “desaparición de desechos” era algo imposible dentro de lo establecidos por las novelas. Los estudiantes de Hogwarts tienen prohibido hacer magia por fuera de los salones de clases, y aunque no fuera así, los hechizos de desaparición se enseñan en quinto año. Hogwarts es una escuela muy conservadora que probablemente ha mantenido estas reglas por cientos de años así que, ¿qué hacían los pobres niños con ganas de ir al baño? ¿Hacer en el piso y esperar a que un profesor “desapareciera los resultados”?

La obsesión que tenemos con “el canon” hace que tomemos la voz del autor como si fuera la voz de dios. Si Rowling lo dice es porque así es. Sin embargo, a lo largo de los años esta aproximación ha causado muchos problemas. Su declaración de que Dumbledore es homosexual fue muy bien recibida, pero se negó a incluir este elemento tan importante de la identidad del personaje en los libros y en las películas de Animales Fantásticos, lo que causó que muchos dudaran de las razones para esta elección. La decisión de convertir a Nagini en una mujer también fue controversial, sobre todo si recordamos la escena en que Neville Longbottom le corta la cabeza. Ahora, toda interacción dentro de Hogwarts nos va a recordar que alguna vez, hace muchos años, alguien probablemente vació el contenido de sus intestinos “justo ahí”.

Querida Rowling, tal vez debes analizar bien tus propias historias antes de decidir expandirlas.

Harry Potter: Wizards Unite se presenta en un corto tráiler

Publicidad
Click para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS