Connect with us

Cine y TV

Bumblebee – Reseña

Tras casi 12 años de sufrimiento, los fanáticos de Transformers reciben el filme que merecen.

Publicado

en

Es difícil hablar de esta cinta con la sombra de las anteriores películas de Transformers detrás de ella. Tras casi doce años de filmes dirigidos por Michael Bay —llenos de explosiones, personajes estúpidos y chistes malos—, Bumblebee es una bocanada de aire fresco. Es una obra competente realizada por personas que, por fin, demuestran cariño real hacia estos robots ochenteros. Sin embargo, ¿es realmente una buena película? ¿O estamos tan acostumbrados a ver malas películas de Transformers que esta se siente como una maravilla?

Bumblebee nos lleva al pasado. El año es 1987 y los Autobots están perdiendo la guerra por Cybertron. El protagonista es enviado a la Tierra para instalar una base que sirva a la resistencia, pero un Decepticon le ha seguido. Tras un violento ataque que le deja en muy mal estado, toma la apariencia de un Volkswagen Beetle que cae en manos de quien se convertirá en su mejor amiga y le ayudará a salvar el planeta.

Dicha amiga es Charlie Watson (Hailee Steinfeld, la voz de Spider-Gwen en Spider-Man: Un Nuevo Universo), una joven que ha perdido a su padre y no ha sido capaz de superar su muerte. El Autobot ha perdido su memoria, la capacidad de hablar y se encuentra asustado sin saber realmente lo que ocurre. Es el equivalente a un soldado que ha regresado de la guerra herido y con estrés post-traumático. Ambos encuentran mutuamente alguien que les ayude a sanar, un apoyo emocional que les devuelva las ganas de vivir y una misión en sus vidas.

¿Pero qué es esto? ¿E.T., el extraterrestre? ¿El Gigante de Hierro? Básicamente, sí. Bumblebee abandona las exageradas historias de conspiraciones, antiguos robots dormidos por siglos y destrucción planetaria en favor de un cuento mucho más personal y tierno sobre una amistad entre dos personas rotas. Esta también es la razón por la que se desarrolla durante los años ochenta, pues toma muchos elementos de las películas de los estudios Amblin como Los Goonies o la misma E.T.

Aquí tenemos la familia que ha perdido a una figura paterna, los infaltables ‘bullies’ y unas fuerzas policíacas y militares que resultan un estorbo. El ambiente de la década también está presente musicalmente —oímos desde Runawayde Bon Jovi, hasta Everybody wants to Rule the World, de Tears for Fears— y en los guiños a la cultura pop de la época. Mucha atención a los shows y películas que ven en televisión.

Pero también hay acción, solo que no es tan constante como en las anteriores películas. Bumblebee comienza con una impresionante batalla en Cybertron que rápidamente es seguida por una persecución en la Tierra que culmina con un impactante enfrentamiento. A partir de este momento, las cosas se calman un poco. Hay un par de divertidas persecuciones y un flashback con más acción en Cybertron, pero no es hasta el final cuando de nuevo tenemos verdaderos combates.

¡Y vaya combates! El rediseño de los Transformers a medio camino entre las formas originales de la serie animada de los ochenta y las exageradas apariencias de los filmes de Michael Bay—, sus colores vivos y un buen manejo de cámara permiten apreciar mucho mejor a estas entidades cuando se enfrascan en brutales peleas. Estábamos acostumbrados a que estas películas hicieran de los enfrentamientos unos caóticos choques de metal donde la cámara saltaba de un lado a otro y simplemente no podíamos entender lo que estaba ocurriendo. El poder comprender los movimientos de Bee, Shatter y Dropkick es algo que parece increíble.

Y ya que hablamos de Shatter y Dropkick, hay que agradecer que contamos con villanos como estos. Estos ‘tripleformers’ (tienen tres formas: robot, automóvil y vehículo aéreo) no tienen grandes trasfondos ni son especialmente poderosos, pero tienen personalidades marcadas y estilos diferentes que los asemejan a la clase de personajes que conocimos de las series de televisión. Ella es una maquiavélica estratega que no tiene problema en ejercer su autoridad, mientras que él quiere acabar las cosas rápido y de manera violenta, pero no desobedece a su compañera.

Aparte de ellos, tenemos una corta aparición de Optimus Prime, conocemos el trágico destino de  Cliffjumper y disfrutamos con cameos de otros personajes favoritos de los fanáticos como Arcee, Starscream, Wheeljack, Ironhide y Soundwave. Sus apariciones son tan breves que si parpadeamos es posible que nos perdamos de alguna de ellas. Aun así, es una delicia ver a estos personajes con sus nuevos diseños.

De lado de los humanos, es claro que la película pertenece en cuerpo y alma a Charlie. Ella es la antítesis de los anteriores protagonistas de esta saga. Por un lado, Sam Witwicky (Shia LaBeouf) era desagradable, egoísta y nada inteligente. Se supone que era el representante de la audiencia. Michael Bay no piensa bien de nosotros. Por otro lado, Cade Yeager (Mark Wahlberg) era el típico macho americano que trataba a su hija como si fuera de su propiedad. Es refrescante tener un personaje como ella, una persona creíble con la que es fácil simpatizar.

La acompañan Jorge Lendeborg Jr. como Memo —el vecino nerd que está enamorado de ella, pero que no es más que un personaje cómico— y John Cena como el agente Burns, un militar que entra en alianza con los Decepticons tras ser engañado. Ambos no son más que clichés, pero los actores los dotan de suficiente carisma para que no resulten aburridos o fastidiosos.

Esos son todos los personajes importantes. Como pueden ver, es un filme de una escala menor a las anteriores tanto a nivel de presupuesto como de duración. Bumblebee no alcanza a completar dos horas. Esto le permite enfocarse más en sus temas y no distraer al público de la trama principal.

No todo es acción y drama en Bumblebee. También es una comedia en donde mayoría de chistes se enfocan en la necesidad de ocultar a Bee del resto del mundo. Este tipo de humor no es nuevo y puede resultar algo derivativo, pero al menos es un paso adelante respecto al terrible humor basado en chistes sexistas.

Bumblebee es una muy buena película. En comparación con las demás de Transformers es excelente. Es una historia conocida, que incluso ha sido contada anteriormente de formas mejores, pero es fácil de disfrutar. Su pareja protagonista es adorable y tienen muy buena química. Tanta, que no importa que se trate de una chica adolescente y de un curiosamente expresivo robot mudo creado con CGI.

Bumblebee
3.8/5 Nota
Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas

Copyright © 2018. GamerFocus SAS